ShareThis

viernes, 17 de mayo de 2013

Lidia Sanfilippo: “La televisión es una fuente de educación informal inagotable”





Por Mariana Boggione



Líder, creativa y trabajadora nata. De raíces italianas, nuestra destacada trae la cultura del esfuerzo en la sangre, y la plasma en sus proyectos, conformando sólidos equipos con los cuales disfruta jornada tras jornada. Comenzó su carrera como productora en 1983, y años más tardes fue artífice de los contenidos de “Plan A”, y hoy de “El plan del mediodía”. Ha sido merecedora de numerosos premios, entre los cuales se destaca la distinción de FundTV, en reconocimiento por su aporte educativo en la televisión nacional. De este modo Mujeres Chic entabla hoy un auténtico diálogo con Lidia Sanfilippo.


¿Qué recordás de tu primera experiencia en estudio?

Cuando terminé el secundario comencé a trabajar en la agencia de publicidad de Enrique Gallardo y su esposa Beba, los padres de Fabián, quienes además de ser dos grandes personas, tenían un gran prestigio profesional en los medios rosarinos como locutores y conductores de TV. Pocos años después comencé a trabajar en Canal 3 como adscripta a la gerencia comercial. Pero cuando nació Luisina, mi segunda hija, como ya me había recibido y quise dedicarme a enseñar historia renuncié al Canal. Pero la semilla de la tele ya había germinado en mí y en 1983 vuelvo al canal para hacer mi primer programa de TV como productora de contenidos. Se llamaba "Sin Título" y lo conducían Julio Orselli y Carlos Bermejo.

¿Cómo relacionás la pedagogía y la docencia, en las cuales también te formaste, con el hacer televisión?

La relación es mucho más fuerte de lo que se cree y más aún para quienes nos hemos formado en las Ciencias Sociales. Además de Historia, muchos años después cursé la licenciatura en Pedagogía Social con el firme propósito de aplicar esos contenidos a mi labor como productora de Televisión. Los medios en general, pero particularmente la televisión, por ser el más masivo de todos los medios, constituyen una fuente de educación informal inagotable. Por eso, la responsabilidad del comunicador es de una importancia superlativa, porque así como ayudar a formar, informar o entretener, cuando se la usa incorrectamente se cae en la deformación y la manipulación. Si bien el público, a través del control remoto, puede decidir lo que ve, la línea que separa la decisión a la imposición, a veces, no es muy clara. Las voces e imágenes que la televisión transmite se cuelan en el hogar sin pedir permiso, que de algún modo serán absorbidos por los que están del otro lado de la pantalla.

Hace años compartís tus jornadas en la producción, primero en Plan A, y ahora en Plan del Mediodía, ¿qué valor le atribuís al trabajo en equipo en una tarea como la tuya?

El trabajo en equipo es clave en casi todos trabajos. Particularmente para nosotros adquiere un valor singular. Además de la discusión de los contenidos, el hecho creativo que el trabajo en televisión implica, se potencia en el intercambio de ideas, aportes y críticas por parte de todos los integrantes del equipo. No obstante, para que el mismo no se vuelva caótico, en todo grupo de trabajo, siempre es necesaria la presencia de un líder, es quien hilvana los aportes individuales y los convierte en un todo.

¿Cómo vivís el reciente giro del programa y la necesidad de reinventarse de acuerdo a las necesidades del mercado?

No, el programa no ha hecho ningún giro. "El Plan del Mediodía es un programa nuevo, que solo tiene en común con "Plan A" dos de sus conductores.

Plan A sigue intacto y cuando encuentre un horario adecuado a su formato, volverá a estar en el aire nuevamente con los tradicionales debates que le dieron sentido.

Los contenidos de "EPDM", fueron pensados acorde a las necesidades de un público específico, que es el que se encuentra en su hogar de 11 a 12 horas. Por tal razón, pensando en un amplio porcentaje de público femenino, hemos perfilado los temas en ese sentido y encarado el desafío de hacer algo que nunca se había hecho en la televisión rosarina, cocinar en tiempo real con una amplia cocina montada en el estudio para tal fin.
¿Cómo eligen el tema a tratar cada día?

En realidad, este programa tiene una estructura autónoma, cocina, información, juegos, sorteos, panelistas fijos y rotativos e invitados que responden a temáticas de la vida cotidiana. También nos visitan personajes, artistas y hacedores, que por su labor o trayectoria concitan el interés de la gente. En todos los casos, la idea básica que debe primar es la del mensaje positivo, que hace del programa una agradable compañía para la gente que nos sigue de sus hogares.

A lo largo de tu carrera recibiste numerosos premios, entre ellos, el Martín Fierro ¿qué significó para vos ese reconocimiento?

Los reconocimientos los tomo como una fuerza motriz que nos alienta a seguir caminando. Los premios son muchos porque también muchos son los años de trabajo. Pero de tantísimos que hemos recibido, más que el Martín Fierro, tengo tres a lo largo de mi carrera, los que más me gratifican son los premios FundTV, recibidos también en varias ocasiones. Esta distinción anual que reconoce a nivel nacional, en todos los rubros, a los programas de Televisión por su aporte educativo es la que más me enorgullece. Y como de eso se trata mi trabajo, los valoro más que a ninguno.

¿Cuál pensás que es el aporte especial que hace la mujer al mundo de la televisión?

No pretendo involucrarme en cuestiones de género. La defensa por los derechos de las mujeres, que adhiero definitivamente, pasa por otro lado. En ese sentido, si bien todavía falta, muchos son los logros obtenidos.

En cuanto a tu pregunta, tengo una visión contradictoria, por un lado aún se las utiliza como un instrumento decorativo y peor aún, se las expone a un exhibicionismo superficial que las degrada en su condición. Pero, por otro lado, en su rol profesional y responsable las mujeres que trabajamos en televisión, delante o detrás de la pantalla, que además trabajamos en casa y criamos hijos, tenemos una sensibilidad especial para interpretar las demandas de la gente. Creo que a la hora de transmitir un mensaje, nos resulta más fácil enfocarnos para dar respuesta a las necesidades cotidianas.

Si tuvieras que elegir una palabra para definirte, ¿cuál sería?, ¿por qué?

Soy hija de inmigrantes italianos, la cultura por el trabajo la mamé. Sólo concibo la vida si la encaramos como un desafío inacabado. Todo lo hago con pasión, me gusta reír cuando estoy alegre y llorar cuando estoy triste. Los logros en la vida son tan importantes como los fracasos, afortunadamente están encadenados entre sí. ¡Si fuese capaz de definirme con una palabra dejaría de hacer terapia!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada